Avenida constitución nº 46 4º A, Granada 18012

Herencia, la división en tres partes

El Código Civil español  establece el cauce legal que lleva el reparto de  una herencia. El primer punto a tener en cuenta es el cómo se divide.

Una de las partes es la legítima. Esta es una de las tres partes en las que se divide un legado, y de la que el testador no podrá disponer libremente. La legítima estricta  es el tercio que se asigna, obligatoriamente, a los herederos forzosos. Este tercio se divide a partes iguales entre los herederos.

El segundo de los tercios es el de mejora, dirigido también a los herederos forzosos pero que otorga al testador la posibilidad de hacer una diferencia entre ellos, otorgando a unos más que a otros si así lo desea. Es necesario que el fallecido exprese en su testamento claramente cómo se distribuye este tercio de mejora ya que de lo contrario el ordenamiento indica que se reparta a partes iguales.

El último tercio es conocido como de libre disposición, y como tal podrá ser entregado a las personas o instituciones que el finado estimase oportunas sin ningún tipo de restricción. No obstante, esta voluntad debe quedar reflejada en el testamento porque si no existe una indicación clara el tercio de libre disposición pasará a formar parte de la legítima.

Leave Comments

Categorías

Top